¿Divorcio o no divorcio?

¿Divorcio o no divorcio?

A veces pensamos que el divorcio no es una opción ya que puede afectar mucho a los niños y “por su bien” decidimos no tomar esta decisión. Esto es solo una creencia convencional, que no nos ayuda a evolucionar como seres humanos libres, y los niños quieren padres y madres equilibrados emocionalmente más que juntos.

Decidimos seguir con alguien que deja de ser un compañero por el que un día sentíamos amor, ilusión, pasión y dábamos y recibíamos tanto que decidimos tener un proyecto tan grande como es construir una familia.

Pero hay veces, que el Amor se acaba si dejamos de cuidar la relación de pareja, si nuestro crecimiento como personas individuales no va por el mismo camino, si nos focalizamos demasiado en los hijos o en el trabajo o en otras áreas donde dejamos para lo último cuidar y conectar con nuestro compañero o nuestra compañera de vida. Incluso hay veces que inexplicablemente el Amor no es suficiente y no entiendo todavía porque, pero sucede…

Y llega el momento en que nos vemos abocados a tomar una decisión, separarse o seguir…

He trabajado con los dos tipos de familia, y las dos decisiones son correctas, un divorcio conlleva muchas emociones, las tuyas, las de los niños, las de la pareja, las de familiares y además muchos cambios; económicos, de rutinas, de hogar…y ocurre que no nos vemos capaces de afrontarlo. Si esa es tu situación, pide ayuda para ti o para la pareja, un acompañamiento emocional te puede ayudar a ver otras alternativas que tú desde el dolor o el torbellino de emociones que estás viviendo no puedes ver. Hay que volver a ser un equipo y trabajar nuevas rutinas y hábitos para que tu pareja y tú volváis a conectar y desde ahí poder educar a lo más importante que tenéis, vuestros hijos. Seguís siendo sus padres y es el principal tesoro que hay que cuidar.

Si tu decisión es separaros porque ves que ya no hay marcha atrás, también está bien, eres muy valiente, estás apostando por ti y por algo mejor, como decía anteriormente hay muchos cambios que afrontar y no solo tuyos, también de los niños.

Un acompañamiento emocional os puede ayudar a integrar el divorcio y todos los cambios desde la calma y la conexión familiar, seguir teniendo esa relación amorosa con tus hijos, desde la comprensión y el amor.

No dejes que la relación con tus hijos se vuelva complicada y difícil por no haber pensado en sus emociones en el proceso de divorcio. Un niño “problemático” no nace, se hace y muchas veces es consecuencia de no haber aceptado algunas situaciones que le han resultado difíciles y nosotros como padres y madres no nos hemos dado cuenta.

Siempre lo hacemos lo mejor que sabemos porque somos madres y padres, no superhéroes. Así que ¡Fuera la culpa! Y ¡ Di SI en mayúsculas a la RESPONSABILIDAD! Ayudar a tus hijos emocionalmente durante los momentos difíciles es un regalo para ti, para ellos y para la familia. LOS HIJOS LO SON PARA SIEMPRE. Convierte esta situación también en una oportunidad de aprendizaje para todos.

 

Mar Milan
Coach Educativo